Encontrar inversores para nuestro negocio es uno de los grandes retos a los que todo emprendedor, en algún momento de su carrera, se debe enfrentar. Durante los últimos años, gracias al auge de la tecnología y al desarrollo de las nuevas formas de comunicación, han irrumpido diferentes fórmulas y espacios que nos permiten explorar diferentes caminos hasta conseguir la financiación que nuestra empresa necesita. 

Desde Capital On Tap te contamos diferentes vías que te ayudarán a encontrar los inversores necesarios para cumplir con tus objetivos.

¿Dónde conseguir inversores para tu negocio?

1. Incubadoras de startups

Las incubadoras de startups han alcanzado un gran protagonismo durante los últimos años. En términos generales, es conveniente conocer que no suelen invertir grandes cantidades de dinero. Sin embargo, dependiendo del proyecto, puede ser más que suficiente para recorrer las primeras etapas del mismo.

Históricamente, siempre han estado relacionadas con el ámbito tecnológico. No obstante, durante los últimos años han sido muchas las industrias que han abarcado. Convirtiéndose en herramientas cada vez más heterogéneas. 

Además de por su capacidad para ofrecernos la inversión que necesitamos, las incubadoras permiten acompañar a nuestro proyecto de un equipo de expertos y de mentores que nos ayudará a dar forma a nuestro negocio. Teniendo la oportunidad de sentar las bases para el futuro de nuestra empresa. 

 

2. Fondos de inversión

Los fondos de inversión están gestionados por asociaciones especializadas en la inversión en empresas y proyectos de emprendedurías.

A cambio, reciben una participación de la empresa que esperan vender en un futuro para rentabilizar su inversión. 

 

3. Financiación bancaria

La financiación bancaria es otro de los métodos más utilizados dentro del ecosistema empresarial español. Desde créditos comerciales hasta préstamos bancarios. Pasando por líneas de crédito convencionales o los diferentes productos que este tipo de entidades tienen reservados para tales efectos.

Durante los últimos años, además, las entidades han trabajado para simplificar al máximo sus procesos. Dando como resultado un producto muy atractivo, ágil y sencillo de solicitar. 

 

4. Ayudas públicas

La Administración Pública dispone de diferentes herramientas y programas que permiten ofrecer subvenciones y ayudas en el momento de financiar nuestro negocio. 

Dependiendo de la ayuda en cuestión, nuestro proyecto deberá cumplir con una serie de requisitos. Desde hace algunos años, han sido los proyectos de innovación y tecnología aquellos que han logrado optar a un mayor volumen de financiación. Es necesario permanecer atentos porque su catálogo de acción es muy amplio. 

 

5. Financiación alternativa

El ámbito financiero también ha experimentado diferentes cambios a medida que la tecnología ha ido aglutinando un creciente protagonismo, irrumpiendo medios de financiación alternativa que han presentado grandes resultados.

Una de las empresas más destacadas es Capchase. Una fintech que permite a las startups que las empresas puedan acceder de inmediato a los ingresos que esperan recibir en un futuro. Su trabajo consiste en adelantar dinero a las empresas con un proyecto viable y esperanzador que permita a sus proyectos continuar creciendo y aumentando su base de clientes. Y, por ende, su volumen de facturación. Y todo ello sin comprometer su futuro con créditos con un alto interés a devolver. Uno de los grandes riesgos que encontramos en el momento de emprender un nuevo proyecto profesional. 

 

6. Business angels

Un business angel es un inversor que aporta su dinero, experiencia y contactos a un proyecto a cambio de obtener una participación en la empresa. Nos encontramos ante un tipo de inversor recomendado para empresas que se encuentran en fase de desarrollo y de expansión. Que necesitan de financiación para continuar dando forma a sus proyectos. 

Como ocurre con cualquier inversor, los business angels están especializados en diferentes áreas. Para encontrar un business angel que pueda ayudarnos en nuestro proyecto, deberemos buscar por las diferentes redes que existen en España y que pueden facilitar su búsqueda. Algunas de estas redes son la ESBAN y la AEBAN. Además de las asociaciones con las que cuentan las comunidades autónomas. 

 

7. Plataformas de crowdfunding

En la introducción de este artículo hemos mencionado cómo la tecnología ha permitido crear nuevos espacios para conseguir la inversión necesaria para nuestro proyecto. Uno de estos espacios son las plataformas de crowdfunding. En ellas, podemos presentar nuestro proyecto y fijar una meta de financiación para que éste pueda dar luz.

En términos generales, este tipo de plataformas suelen utilizarse para lanzar productos tangibles al mercado. Especialmente aquellos relacionados con el ámbito tecnológico. Sin embargo, cada vez son más las tipologías de productos que podemos encontrar en las principales plataformas de crowdfunding.

Dependiendo de la aportación, deberemos ofrecer una recompensa al inversor. Para ello, tenemos que definir previamente una escala de inversión / recompensa. En la mayoría de los casos, se ofrece la opción de comprar el producto final a un precio mucho más atractivo. En otros, se ofrece el detalle de que los nombres de los inversores que han participado aparezcan en el packaging del producto, por ejemplo. Existen múltiples ejemplos en términos de recompensa, dependiendo de la naturaleza y de la actividad del proyecto. 

Dependiendo del ámbito al que pertenezca nuestro proyecto, podremos atraer a un mayor o menor número de inversores. Sin embargo, una de sus particularidades es que los inversores pueden participar con pequeñas cantidades de dinero. Por lo que cualquier puede apoyar a nuestra empresa y, en conjunto, conseguir la meta económica planificada inicialmente.

 


Cómo hemos podido comprobar, son muchas las vías que existen cuando se trata de buscar un nuevo inversor para nuestro negocio. En Capital On Tap hemos mencionado únicamente una selección de las mejores. ¿Conoces alguna más? ¡Dínoslo en los comentarios! ¡Te leemos!