El Instituto de Crédito Oficial (ICO) es un banco público que se encuentra vinculado con el Ministerio de Asuntos Económicos y de Transformación Digital. Inicialmente, el objetivo de su creación es el de ayudar a las empresas y autónomos de España a ejecutar la expansión de sus negocios. Incluso, en determinados casos, favorecer su internacionalización, dependiendo de la naturaleza de su actividad. 

Nos encontramos ante uno de los instrumentos de financiación gubernamental más populares y eficientes. Siendo una de las herramientas clave para lograr la escalabilidad que muchas empresas necesitan, en cualquiera de sus etapas, para comenzar a ser rentables u optimizar su rentabilidad.

En este artículo te explicamos cuáles son los requisitos para solicitar los préstamos ICO. Así como los pasos a seguir para poder llevar a cabo la petición. 

¿Qué es un préstamo ICO?

Los préstamos ICO son un recurso financiero que ofrece el Instituto de Crédito Oficial, propiedad del Gobierno de España. Su carácter público es uno de los aspectos de los que se desprende su gran popularidad. Como consecuencia de la seguridad que proporciona que sea el Gobierno de España la institución que se encuentre apoyando el producto financiero.

Además, conviene destacar que los intereses a cobrar son mucho menores a los que podríamos encontrar en cualquier otra entidad bancaria. Esta situación se produce debido a que el ICO no es un banco como tal. Por lo tanto, sus intereses son mucho más bajos.

¿Quién puede solicitar un préstamo ICO?

Al contrario de lo que ocurre con el resto de créditos existentes en el mercado, los préstamos ICO tienen un foco de acción muy concreto. Son tres los actores que se pueden beneficiar:

 

  • PYMES
  • Autónomos
  • Grandes empresas

 

En último término, y como excepción, conviene saber que los préstamos ICO también son susceptibles de poder ser solicitados por particulares. Únicamente en aquellos casos cuya finalidad sea la financiación de una obra. 

Requisitos para pedir un préstamo ICO

Las entidades financieras que actúan en colaboración con el ICO son las encargadas de hacer la función de intermediarios. Estas entidades tienen la responsabilidad de gestionar las diferentes vías de financiación que se ofrecen. 

Además, establecen los siguientes requisitos para poder acceder a la aprobación de este tipo de créditos:

  1. Se debe poder justificar la inversión. Es decir, la empresa solicitante debe explicar con detalle cuál será el fin del préstamo. 
  2. No puede solicitar el préstamo cualquier empresa o autónomo que se encuentre incluido en el RAI, ASNEF o EQUIFAX.
  3. Es importante acreditar unos ingresos mínimos. Por norma general, superiores al 25% de la cuota del préstamo ICO.
  4. Demostrar una solvencia económica.

Uno de los últimos requisitos que se advirtió desde el ICO que es que, en la actualidad, únicamente se beneficiarán de estos créditos aquellas empresas que se hayan visto afectadas por los efectos de la pandemia de la COVID 19. Además, la concesión de los mismos se verá afectada por los siguientes aspectos:

  • Morosidad: No se puede estar sujeto a un procedimiento concursal.
  • Caída de ingresos: Se tiene que poder demostrar que la caída de ingresos es consecuencia de la pandemia. Por lo tanto, previamente a la misma la situación económica tenía que ser favorable.
  • Por último, la financiación no se puede utilizar para amortizar total o parcialmente deudas ya existentes. 

Cómo pedir un préstamo ICO: Te lo explicamos paso a paso

Para poder solicitar un préstamo ICO es necesario acudir a algunas de las diferentes entidades financieras que colaboran con el Instituto de Crédito Oficial. 

En el caso de que ya trabajemos con un banco de manera habitual, el primer paso que debemos llevar a cabo es comprobar que esta entidad bancaria actúa como una de las colaboradoras. En cualquier caso, siempre podremos ir a cualquier otra entidad que actúe como ente colaborativo. La entidad en cuestión requerirá de los siguientes documentos:

  • Cuentas del ejercicio anterior
  • Declaración anual del IVA del ejercicio anterior
  • Certificado que demuestre que el sujeto se encuentra al corriente de todas las obligaciones de la Seguridad Social y de la AEAT. Este certificado se puede pedir a través del sitio web de la Agencia Tributaria. 
  • Justificación de los motivos por los que se solicitan las ayudas ICO.
  • Autorización para que el ICO pueda solicitar un informe de riesgos en el CIRBE.

Una vez que la entidad en cuestión ha examinado la solicitud, en el caso de considerarla viable, se le notificará al beneficiario. Así como al Instituto de Crédito Oficial acerca de la aprobación del crédito. Previamente, la entidad ha informado al solicitante todos los requisitos que debe cumplir de acuerdo a la tipología de empresa. Tanto en materia de cuantificación económica como en lo relacionado con el plazo de amortización y los intereses que se deben cumplir. Así como el resto de aspectos que debamos conocer antes de que la transferencia económica se haga efectiva.

¿Qué ocurre si no conseguimos el préstamo ICO? 

El acceso a los préstamos ICO no está garantizado. Por ello, es importante que conozcamos las diferentes alternativas que existen en el mercado. Una de ellas es la tarjeta de crédito para empresas y autónomos de Capital On Tap. 

Capital On Tap ofrece una línea de crédito asociada a una tarjeta de crédito para empresas y autónomos VISA de hasta 50.000€, ajustándose en todo momento al perfil de nuestro negocio. De esta manera, podemos transferir el dinero desde la tarjeta hasta la cuenta bancaria de nuestro negocio siempre que lo necesitemos. Ofreciéndonos una gran autonomía y flexibilidad a la hora de gestionar nuestro negocio.

Cómo hemos podido comprobar, para poder solicitar un préstamo ICO son varias las condiciones que debemos cumplir. Siempre atendiendo a los requisitos dictados por el propio Instituto de Crédito Oficial. Para poder acceder a esta financiación, es necesario acudir a las diferentes entidades colaboradoras que se encargan de la gestión de este tipo de créditos. No obstante, no podemos obviar las alternativas que existen en el mercado, como la mencionada previamente de la tarjeta de crédito para empresas y autónomos de Capital On Tap. 

Si te has encontrado con algún problema o has debido llevar a cabo algún paso extra no expuesto en el presente artículo, ¡dínoslo en los comentarios! ¡Te leemos!